Ya lo hemos dicho: en el marketing digital y en el content marketing no existen formulas que garanticen el 100% de efectividad en una campañaY si hablamos de viralidad, el tema se vuelve aún más complejo por todo lo que ello acarrea. Sin embargo, hay caminos que se pueden (y deben) explorar para aumentar las posibilidades de éxito.

Hasta hace algunos años, si necesitabas una máquina de afeitar desechable sólo tenías dos opciones para conseguirla: el supermercado o la droguería. Además, si querías una buena máquina, un alta calidad y que no irritara la piel, debías pagar un alto precio.

Pues bien, en 2012 llegó Dollar Shave Club ,cambió esa realidad y revolucionó el mercado; al menos en Estados Unidos: por US$ 3 mensuales es posible unirse al club y cada mes llegará a la puerta de tu casa una cuchilla nueva de alta calidad.

Sin embargo, el éxito de esta compañía no pudo haber sido posible sin el video comercial que se viralizó el año de su lanzamiento. En éste, aparece Michael Dubin, fundador de Dollar Shave Club, explicando la idea detrás de su marca de una manera directa, informativa, divertida y diferente.

 

[stag_video src=”https://www.youtube.com/watch?v=ZUG9qYTJMsI”]

 

En entrevista con el portal Inc.com, Dubin explica porqué decidió hacer el comercial de este modo y cuáles fueron los motivos que lo llevaron a utilizar YouTube como su principal canal de difusión:

Sé que el humor es un poderoso mecanismo para contar una historia. Nunca lo pensé dos veces para aparecer en el comercial, realmente no iba a contratar a alguien más para que hiciera eso, tampoco pensé que me fuera a convertir en el portavoz de la compañía. Sólo estaba tratando de encontrar una manera divertida de contar las historia de lo que nuestro negocio hizo y el porqué nació. Elegimos YouTube como la plataforma para comunicarle al mundo sobre Dollar Shave Club porque hasta hace tres años, si tenías la esperanza de que algo se volviera viral, era el único sitio web al que podías recurrir”.

No es común que el fundador de una compañía se pare al frente de una cámara y exponga su producto mientras que un carro de mercancías pesadas lo transporta, corta cinta adhesiva con una espada e interactúa con alguien disfrazado de oso. En conjunto, esos factores lograron que la gente no sólo le prestara atención al comercial sino que lo compartiera con sus amigos en redes sociales y generara una conversación alrededor de este contenido.

Contenido atrevido, divertido y diferente. No hay fórmulas para la viralidad digital pero sí caminos muchos para explorar.